Life fitness

Comprar una trotadora de hogar es mucho más que comprar cualquier otro equipamiento de fitness. Es una inversión para la salud y el bienestar que se recupera en la calidad de vida.

Hay ciertos puntos que se deben considerar antes elegir una, debes asegurarte que tenga un tamaño adecuado, garantías de la marca y si existe un servicio técnico certificado por la marca para futuras mantenciones.

Tenga en cuenta los siguientes puntos:

Espacio:

Si no dispone de suficiente espacio en su casa, hay variantes que son plegables. Pero conozca que tan plegable es la misma. También tenga en cuenta el espacio necesario para poder entrenar y contar con un toma corriente cercano.

Estabilidad y amortiguación:

Es importante comprobar la estabilidad de la máquina sobretodo si usted es una persona de contextura grande y asegurarse que la amortiguación sea a lo largo de toda la superficie de trote y no únicamente en el centro de la tabla.

Motor:

Es esencial para conocer el tiempo de uso que se le dará a la máquina, cual es el peso maximo de usuario que soporta y cuántas personas entrenarán por día, ya que la mayoría de las trotadoras de hogar tienen un uso limitado diario, de acuerdo al tipo de motor que posean. Infórmese sobre horas de uso diario que puede tener el equipo.

Garantías:

Como mencionamos al principio la compra de un trotador tiene que ser considerada una inversión y no un gasto.

Es fundamental no sólo conocer las garantías del fabricante sino comprar productos de marcas reconocidas en el mercado que cuenten con servicio técnico calificado, para poder solucionar cualquier problema que se le presente y hacer las mantenciones preventivas necesarias.

De Equipo Marketing

5 minutos de lectura

Trabaja con nosotros